RINCÓN DE LA PALABRA – VIERNES 12 DE MARZO

RINCÓN DE LA PALABRA DEL VIERNES 12 DE MARZO: JUAN 3, 14-21

– El evangelio de esta semana nos lleva al 4º domingo de Cuaresma que se llama el de la ALEGRÍA. Deberíamos preguntarnos, ¿por qué estar alegres? ¿Qué debemos buscar para tener una vida que transmita alegría? La lectura de hoy responde a estas preguntas. 

1.LA IMPORTANCIA DE LA ENTREGA. “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo”. Dios entra en la historia del ser humano, no se desentiende, sino que quiere estar presente para que sintamos su presencia y lo hace desde un ACTO SUPREMO DE DONACIÓN. Es una pista clara de por dónde tiene que moverse el ser humano. Aquello que no podemos olvidar y tener en cuenta. 

2.NO JUZGAR. Jesús insiste en esta actitud. Francisco insiste en ello. No juzguemos, no perdamos el tiempo en valorar lo que hacen los demás, sino que seamos nosotros los primeros en darnos cuenta que tenemos limitaciones, miserias y defectos, que nos han perdonado y dado nuevas oportunidades. Si juzgáramos en la misma medida que lo hacemos con los demás, la vida no sería posible, porque estaríamos en una guerra constante.

3.CREER. Jesús nos anima a creer en Él. Esto es importante porque creer en ÉL implica creer en toda una serie de valores y principios que hacen que vivamos la vida de forma diferente. ¿En qué crees tú? ¿Tus creencias, construyen o destruyen? La Cuaresma es un buen momento para reflexionar sobre el estado de lo que creemos y lo que aplicamos.

4.SER LUZ. Estamos en un mundo donde el mal tiene muchos altavoces, mucha publicidad y cobertura mediática. Necesitamos, pues, ser luz, dar esperanza y saber señalar lo bueno y lo destacado de las personas. Sepamos ver el bien, su presencia y actualidad. Hablemos bien de las personas, de los que nos rodean y de aquello que vivimos a diario. Con estas cuatro actitudes llevaremos a buen término lo que Jesús quería para transformar el mundo y la vida de las personas. Así sea.