RINCÓN DE LA PALABRA — VIERNES 19 DE FEBRERO

By 18 febrero, 2021 Rincón de la Palabra

RINCÓN DE LA PALABRA DEL VIERNES 19 DE FEBRERO: MARCOS 1, 12-15

-Con el evangelio de hoy se da comienzo e inicio al tiempo de CUARESMA. Es un tiempo de preparación  para ser testimonios directos de la vida pública de Jesús y de las consecuencias de su enseñanza que lo llevarán a sufrir la muerte en la cruz. Para ello, cada viernes nos asomamos a momentos claves que vivirá y que le prepararán para la Semana de pasión, muerte y resurrección.

-Para ello se mencionan tres temas que pasan en nuestra vida. 

1.La TENTACIÓN. Esta palabra que en ocasiones suena de forma negativa es muy sencilla de comprender. La tentación es aquello que nos parta de hacer lo que tenemos que hacer y va, poco a poco, haciéndonos más débiles y vulnerables antes las pruebas que la vida nos va ofreciendo por el camino. 

-Tentaciones hay muchas, de la comodidad, del insulto, de la apatía, de la insensibilidad, de la pereza, de la incomprensión, de la radicalidad, de la no escucha, de la irresponsabilidad, del mal genio, de la alegría por los fracasos de la otra persona, de la mentira, de la violencia… La lista es larga, la tentación es el triunfo del mal sobre nuestra personalidad y nuestras fuerzas. Jesús nos enseña a ser fuertes, no para machacar, sino para CONSTRUIR, AMAR y SERVIR.

2. La CONVERSIÓN: La Cuaresma es un tiempo de preparación para CAMBIAR y eso mismo es la conversión. Lo más importante en las personas es la capacidad de cambiar, de mejorar y aprender de nuestros errores. Dicho cambio se da de forma plena cuando vencemos las diferentes tentaciones. Al hacerlo, crecemos y nos transformamos como personas y, de esa forma, nos convertimos en seguidores de Jesús.

3.BUENA NOTICIA: Jesús nos transmite una buena noticia que concluirá en la resurrección del día de Pascua. Hoy nos inundan malas noticias y solemos caer en el error de pensar que el mundo sólo es una mala noticia. Jesús nos ayuda a entender que en el mundo la luz brilla más fuerte que la oscuridad. Pero para que se dé este triunfo se necesita de la participación de todos y cada uno de nosotros. La esperanza en el bien es más potente que la tentación de pensar en el mal como director de la vida de las personas. La muerte de Jesús en la cruz sólo significa una cosa: la muerte no podrá ganar jamás ni tendrá la última palabra. FELIZ Y SENTIDA CUARESMA.