RINCÓN DE LA PALABRA – VIERNES 26 DE MARZO (DOMINGO DE RAMOS)

By 25 marzo, 2021 marzo 30th, 2021 Rincón de la Palabra

RINCÓN DE LA PALABRA DEL VIERNES 26 DE MARZO: MARCOS 15, 1-39 (DOMINGO DE RAMOS)

-Esta lectura es, sin lugar a dudas, junto con la del domingo próximo y la de Navidad, la más importante del año. Nos adentramos en la semana de pasión, muerte y resurección de Jesús. El evangelio de hoy relata desde el momento que lo capturan sin causa alguna hasta la crucifixión. En todas las iglesias del mundo, antes de comenzar las procesiones, que este año como el pasado no se llevarán a cabo, se lee la entrada triunfal en Jerusalén, la alegría y los gritos de júbilo pasarán horas después a la persecución, al olvido y a los insultos por los cuatro costados. 

-¿Qué podemos aprender esta semana que se celebra en todo el mundo? ¿Qué nos puede decir desde el ámbito de la escuela y la educación? Podemos extraer varias lecturas que son claves para afrontar nuestra vida:

-La primera, Jesús es condenado porque se expone, porque tiene ideas propias que las defiende con respeto ante cualquier persona y poder. Si alguna función y papel tiene la cultura, la educación y, en definitiva, la escuela, es formarse para poder defender en libertad y con entusiasmo mis ideas y principios. 

-Jesús es un modelo de autenticidad y respeto. No tenía miedo. Por mostrarse libre y fiel a sus principios fue crucificado. Hoy también pueden crucificarnos desde la crítica, el señalamiento y la exclusión.  

-La segunda, la humildad y la sencillez. Todas las lecturas de los otros domingos nos muestran a un Jesús humilde que se presta a servir a los demás. Su autoridad no sólo le viene de que es el Hijo de Dios, sino de sus acciones, del modo en cómo se acerca a cualquier persona de toda condición. 

-Tenemos que acercarnos como hacía Él a todas las personas que nos necesitan. Este fue otro motivo de su condena. Atraía a las personas, le escuchaban y atendían, y a los poderosos no les gustaba porque a éstos les obedecían por obligación y por miedo a las consecuencias, no por devoción, amor y admiración. 

-En definitiva, este DOMINGO DE RAMOS que nos adentra en la Semana Santa nos enseña dos lecciones: la importancia de defender unos principios con convicción y respeto y cómo dichos principios tienen que estar al servicio de los más necesitados. Una buena Regla de Oro para ser feliz y encontrar sentido a nuestras vidas.