RINCÓN DE LA PALABRA – VIERNES 29 DE ENERO

RINCÓN DE LA PALABRA DEL VIERNES 29 DE ENERO MARCOS 1, 21-28

-Hemos consumido, sin comerlo ni beberlo, el mes de enero. Hace nada nos despedimos del año y ahora estamos a punto de entrar y recibir el mes de febrero. 2021 está siendo un año muy intenso, con noticias que nos afectan y que requieren, más que nunca, que estemos juntos en los diferentes momentos de la vida. 

-HOY la sociedad vive en la incertidumbre y en la desesperanza. Parece que no se avista la luz al final del túnel. La oscuridad, en términos de ansiedad y tristeza, son los motores de una parte importante de la sociedad. 

-Sin embargo, el evangelio de hoy viene a ofrecer algo de luz a aquello que nos pasa. Jesús entra, al principio de su vida pública, en una sinagoga, y sus palabras sorprendieron, porque hablaba con autoridad, con personalidad única. ¿Por qué? La razón es sencilla: confiaba en Dios, tenía claro su proyecto, creyó en él y de esa forma lo vivió. 

De igual forma, cada uno de nosotros, tú, y tú, y tú, podéis iluminar la vida en este tiempo difícil si cada uno lucha por su sueño, por su proyecto. Proyecto de ayudar en casa, proyecto de sacar adelante un curso, proyecto de ser mejor persona, proyecto para ser luz y no colaborar más a la tristeza y la desesperanza que inunda muchos corazones.

-Las palabras de Jesús calaron porque las pronunciaba creyendo en lo que decía, no por tradición, no porque tocaba, sino que además llegaba al corazón de las personas porque las acompaña de GESTOS Y OBRAS. Sus obras son sencillas, con gestos de atención y socorro a los enfermos, a los necesitados, a los niños… Dice Francisco: “Jesús nos comunica toda la luz que ilumina las calles, a veces oscuras, de nuestra existencia; nos comunica también la fuerza necesaria para superar las dificultades, las pruebas y las tentaciones del insulto y de la indiferencia”.

-Este Domingo se celebra San Juan Bosco, fundador de la ORDEN SALESIANA, en la que sus gestos y obras se han centrado, desde su fundación, en la educación de la juventud con necesidades y problemas. Encontró un proyecto en el que creyó, lo comunicó y lo hizo realidad a través de obras por todo el mundo. Fue capaz de hallar luz ahí donde reinaba la desesperanza y la tristeza. Ojalá que podamos encontrar nuestro proyecto y la forma de llevarlo a cabo. De esa forma seremos actores de alegría y esperanza.