RINCÓN DE LA PALABRA – VIERNES 30 DE ABRIL

 RINCÓN DE LA PALABRA DEL VIERNES 30 DE ABRIL: JUAN 15, 1-8

-Comenzamos el mes de MAYO. Junto con abril, son los meses de la ALEGRÍA, de la luz, del asentamiento y presencia de la primavera en  nuestras vidas. Vamos avanzando semana a semana, con la esperanza de que toda esta pandemia se quede atrás y podamos ayudar a las personas que han perdido a familiares o que están convalecientes por las secuelas del virus. No olvidemos que hay otras personas enfermas, otras dolencias y otras necesidades.

-Si todo esto se nos olvida, estemos tranquilos, ahí tenemos la VOZ DE JESÚS, haciéndolo, no con mítines y ni grandes campañas de publicidad, sino con las PARÁBOLAS, con un objetivo: que todas las personas de toda condición pudieran formar parte presente y vida de su mensaje. Primera lección de Jesús para nuestra vida: la EXCLUSIÓN NO ES POSIBLE. Para toda aquella persona que se declare seguidora de Jesús, la exclusión queda fuera de nuestro vocabulario.

-Lo hace con la comparación de la vid y de los sarmientos. Jesús es la vid, la vida, de la que beben y se fortalecen los sarmientos que somos todos y cada uno de nosotros. “PERMANECED EN MÍ”, nos dice Jesús. Estamos ante una invitación clara a salir de nosotros mismos, de nuestros egoísmos, de nuestras zonas habituales de CONFORT, para adentrarse en las necesidades de los más pobres y necesitados. 

-Alguien puede pensar que Jesús lo quería todo para sí mismo. Expresa “PERMANECED EN MÍ”, pero su sentido es todo lo contrario. La cuestión es que permanecer en Él implica no mirarnos al ombligo y ser lo que podemos llegar a ser. 

-Sal de tus costumbres, de tus límites, y conquista la vida desde la humildad y el servicio. Cada persona, TÚ y TÚ, tienes mucho que aportar. El mundo podrá desconfiar de ti, incluso te dirá que no vale la pena vivir con alegría, que hay que consumir y llenarse de cosas materiales. Jesús te dice: “Confía en ti, tienes mucho que aportar para cambiar y transformar este mudo. ADELANTE”. Ese es su regalo.